Primero de año 1993 

Feliz año¡ El año pasado, convertidos en ranas nos hemos dedicado a observar el mundo desde un punto de vista diferente. Este año, pasando a la etapa siguiente, ¿no podríamos ensanchar nuestro campo de visión a fin de vernos a nosotros mismos?

Igual que la cigarra que se eleva en el cielo después de la muda... Observaros desde lo alto con la más penetrante de las visiones...

 Yo cumpliré 60 años en marzo de este año. En japonés, esta edad de llama kanreki o honkegaeri. El calendario chino o japonés esta compuesto de 5 ciclos de 12 años que forman un gran ciclo. 60 es entonces la vuelta al punto de partida y el traje que se viste para el 60º aniversario es un kimono rojo, en recuerdo de la vestimenta roja de los recién nacidos. Sesenta años es la etapa de la vida que marca el retorno al estado de recién nacido y el comienzo de una vida nueva, ¿ no es maravilloso?

 La suerte, de la que quiero disfrutar, me ofrece llevar una vida muy diferente de la que yo he vivido hasta ahora. Por esto, es preciso comenzar por conocerse bien.

Muy afortunadamente, la experiencia de sesenta años de vida proporciona una buena dirección, una visión amplia y se puede pues esperar malgastar menos energía...

 Pero todos vosotros, sin esperar a tener 6o años, podéis, desde el primero de enero del 93, practicar este juego.

 Si os conocéis vosotros mismos, comprenderéis al otro; la capacidad de comprensión recíproca engendra la plenitud de la felicidad.

 La paz de la familia, de la sociedad, del mundo, encuentra su origen en la plenitud interior. Importa pues hacer reinar antes que nada la paz en vuestro propio corazón.

 Esforzaros en llegar a ser uno de estos seres que animan el corazón de quien les rodea, porque de él dimana la salud fundamental y la paz.

 En el umbral del año nuevo, yo ruego por la salud y la paz de todos y os deseo un Feliz Año.

 


N. Tamura