Una Experiencia Compartida

Curso Nacional de Aikido en Arteixo. 11-12 julio 2015

Un post de Diego Cascón Castro
Delegado Aikikai España Galicia

De nuevo tuvimos la oportunidad de contar en nuestras tierras gallegas con los maestros Octavio de la Mata Shidoin (6º Dan) y nuestro tutor Ángel L. Martínez. Este es nuestro curso de “verano” o quizás de arranque del verano y siempre nos da un punto extra para no perder el ritmo de la temporada.

Como siempre comentamos, no hay nada mejor que asistir al curso para poder tener una verdadera y real experiencia de lo que pudimos ver, practicar y aprender durante las intensas horas de práctica. Pero también es necesario contar en estas breves líneas la experiencia.

Previous Image
Next Image

A modo general, el curso tuvo varios ejes o guías. Comenzamos con un trabajo de bokken por parte de Octavio realmente interesante y fundamental, orientado principalmente para los terceros danes. Una kata de bokken primero analizada por partes y luego llevada a un solo gesto que dentro de nuestras posibilidades intentamos seguir lo mejor posible. Un trabajo que indudablemente nos llevó a ese trabajo que tantas veces hemos visto en el maestro Tamura, puro aikiken. A partir de ahí, las demás clases se desarrollaron desde ese planteamiento hasta nuestro habitual trabajo a manos vacías, sin perder nunca esa referencia del corte y la dirección correcta. Durante este proceso pensé en la música y en como al principio el alumno marca los acentos, luego los empieza a unir y finalmente todo tiene un solo acento con diferentes entonaciones y sensaciones; claro está que nosotros no lo conseguimos. Ahora toca trabajarlo. Y como decía, sobre estos principios planteó Octavio su trabajo durante todo el curso, un trabajo sobrio y elegante, preciso y efectivo desde un punto de vista marcial.

Por otra parte, Ángel nos llevó a un trabajo de un nivel muy elevado, trabajando las armas desde un punto que va más allá de nuestras limitaciones evidentes. Pero de Ángel lo que me gustaría decir es que siempre es un referente imprescindible y por otra parte un verdadero erudito (en este y otros muchos temas). Para verlo, nada mejor que estar en el tatami.

No me quiero extender, lo importante es la práctica y la vivencia, la experiencia compartida y la vivencia durante todo el fin de semana. Pasan los años y unos siguen y otros no, pero los que siempre están ahí dándolo todo son los “jefes”, gracias a Octavio y a Ángel por su generosidad. Nos vemos en la próxima.