Respirando Compromiso

Roberto Sánchez en Sevilla Marzo, 2017. Muy breve crónica de la jornada en San José de la Rinconada.

Un post de Juan Luis González

Hola de nuevo y comienzo del curso.

Esta vez tuvimos un minucioso calentamiento preparatorio (la gimnasia como se decía antaño) muy digno de mención. Lento y pausado, diferente el de la mañana al de la tarde, muy específico de la práctica del Aikido, aunque, y como comentó el fotógrafo, es ideal para todo cuerpo de cualquier edad, sea practicante o no de aikido.

Sutiles estiramientos se fueron conjuntando con la concentración interior para ir metiendo el espíritu en conjunto con su propio cuerpo. Respiraciones lentas, sentido postural tanto sentado como de pie, tomando poco a poco conciencia de una unidad, no sólo individual sino también de grupo.

El silencio entonces era máximo.

A partir de aquí se van arrancando naturalmente los ejercicios con compañero, sotaidosa, y es entonces cuando comenzamos a flotar, a sentirnos ligeros, arrastrándonos y dejándonos arrastrar por el compañero y disfrutando de la nula contribución a ninguna lucha.

Múltiples ejercicios, también con bokken intercalado, todo en armonía para hacernos sentir la placidez del sentido del movimiento sin violencia.

Ya por la tarde surgió la escuela, una fuerte dosis de jodantsuki jijuwaza, primero pormenorizado en sus cinco técnicas básicas para luego poder realizar lo mismo a conjunto.

Discurrió así la jornada, ligera y densa a la vez, con sabor a poco, y tuve que finalizar con breve palabra, haciendo notar el sentir de ésta ocasión del propio Maestro Roberto, coincidente con el general, de que se había vivido un curso muy madurado en general, donde se respiraba un compromiso y hacer de alumnos con maestro y viceversa que ya daba un principio de madurez muy prometedor y permisivo para el conjunto y avance investigativo del aikido.

Gracias al Maestro Roberto por su dirección. Gracias al grupo por su madurada entrega y unión.

Esto ya empieza a prometer una seria línea.

Gracias a todos los participantes. Destaco a todos en conjunto, sevillanos, cordobeses y granadinos. Quiero ésta vez destacar y agradecer la ayuda de los madrileños Diego y su hijo Sebastián. Agradezco también al fotógrafo y muy interesado simpatizante Javier Ramiro.

Como siempre, gracias, y muchas, al Maestro Roberto.

Continuamos y hasta pronto.

Saludos a todos, Juan Luis.