Muy buena sensación

Crónica del Curso Aikido y de Formación Docente, celebrado en Nigüelas, el 23 Marzo 2019, con los Maestros David Sánchez (6° dan) y Ángel Martínez (6° dan)

Un post de Juan Luis González

¡Què buena ocasión ésta última concentración en Nigüelas!

Aikido en práctica intensa, Aikido en escuela y docencia, naturaleza, entorno y enclave de privilegio, muy buena sensación.

Hola de nuevo a toda la comunidad aikido, a la que “asomo un momento” para datar el Curso que hemos vivido éste anterior fin de semana.

Otra vez la zona sur, Andalucía, que está y sigue avanzando, y otro curso exitoso y es que no se podía aprovechar mejor éste fin de semana.

Recojo y subrayo las frases y sentir lo que, a la vez que escribo, me envían los participantes por sus redes, de “interesante, instructivo y bien aprovechado”, mostrándome su satisfacción plena.

Participantes en su mayoría profesores y responsables de enseñanza de grupos de Ronda, Sevilla (San José, Macarena y Dos Hermanas), Córdoba, Granada, Alicante, Toledo y Madrid.

Ha sido en Nigüelas, lugar ancestral y cuna de las primeras civilizaciones nativas (“Natiwola “, “Nawalas” luego en árabe, “Nigüelas” hoy). Enclavado el pequeño y antiquísimo pueblo en el Valle de Lecrín (en árabe “de la alegría”, por su majestuoso enclavamiento, fertilidad y abundancia de las aguas de Sierra Nevada).

Desprovistos de coches en el pueblo (por suerte), y alojados en las casas rurales y edificios centenarios, comenzamos a experimentar ya desde el viernes noche, y de manos de la Alcaldesa, las sensaciones de la visita al edificio del Ayuntamiento (casa Zayas, s XVII) y su antiguo jardín romántico, como puerta y vivencia de entrada para la densa jornada del día siguiente sábado, en la que seguidamente  se unió la práctica de David y Ángel en el tatami (en la escuela del pueblo), alternado con la exposición docente, en el salón de actos de la Casa de la Cultura, durante toda la mañana, la tarde y mañana del domingo.

Previous Image
Next Image

Un curso aprovechado y muy enriquecedor e interesante, y los asistentes muy bien comprometidos, como debe ser, y fueron magníficas jornadas, integrados, viviendo el aikido de gran calidad, y enclavados en un paraje también de alto nivel, con la bondad de la gente local y perfectamente engranados.

Hubo momento para visitar y disfrutar la espectacular de la Almazara de Laerillas s.XI, y el sendero de la Pavilla.

Pero aun así el curso supo a poco, y quedaron más cosas allí de vivir y ver, como también quedó mucho más aikido para practicar, y sensación de más querer y de que, pese a lo denso  -no se puede hacer más en dos días y medio- dejó buen sabor para repetir.

No quiero extenderme, pero un gran abrazo y gracias a todos, David, Ángel, asistentes todos, y Nigüelas pueblo, y al frente su alcaldesa, también.

Ha quedado fijado en nuestro recuerdo. Gracias.

Juan Luis González y hasta la próxima.