Curso Alto Nivel. Aikikai España.

Madrid 2013

Un post de Octavio de la Mata y José Antonio Hevia.

El fin de semana del 27 y 28 de abril, se impartió por parte de Claude Pellerin y Gilbert Milliat, el curso de Alto nivel de nuestra Asociación. La gran mayoría de los yondan y grados superiores, nos juntamos en el Gimnasio T. Sánchez dispuestos al estudio intenso, práctica, coloquio e intercambio de sensaciones.

En un principio tenía pensado redactar yo “la crónica” del curso, pero he recibido estas notas de nuestro compañero asturiano José Antonio Hevia realmente interesantes sobre algunas de las cosas y comentarios acontecidos durante el curso.

Es un excelente trabajo, gracias José por tu redacción y memoria, que con permiso del autor voy a compartir con todos vosotros.

Octavio de la Mata y Serrano

Previous Image
Next Image

NOTAS.   Por José A. Hevia

A completar/corregir por los participantes.

  • Bases y fundamentos Aikido.

Existe una estrecha relación entre las técnicas y sus bases/fundamentos. Se influyen mutuamente y se mejoran a la par a través de la práctica y los años.

En la práctica están las repeticiones de las técnicas. Es preciso repetir y repetir. Pero hay que tener mucho cuidado de no repetir exactamente lo mismo de la vez anterior. Repetición tras repetición, entreno tras entreno, año tras año, una ejecución técnica ha de progresar, mejorar. No repetir como robots, maquinalmente.

El Alto Nivel consiste en poseer un alto nivel en las bases y los fundamentos del Aikido.  Con este bagaje, se puede construir de nuevo una técnica, hacerla suya. Eso nos permitirá ir más allá en la comprensión, nos abrirá nuevas puertas.

Todo ese esfuerzo merece la pena, sino, no hay por qué seguir en la andadura que hemos emprendido.

Metáfora de la pared: “Aquí hay una pared, no vemos lo que hay detrás. Pero sabemos que hay algo detrás aunque no lo veamos ni lo sintamos. Abrimos una puerta en la pared y podremos ver lo que hay; quizás haya otra pared más allá, otra puerta, otras cosas detrás… y más paredes, mas puertas, más cosas…

Así pues hay que tratar las técnicas, sus bases y fundamentos, en perpetuo estado de investigación, búsqueda, mejora continua. De hecho, éstas requieren de una ejecución rigurosa y precisísima, el Maestro se encarga de mostrarnos los fallos cada uno al nivel que le es propio. No se parará una técnica o se bloqueará a un principiante que no sabe ni por dónde empezar. A un alumno más avanzado se exigirá muchísimo más. Y así a cada uno según su nivel.

  • El Kanji que Sensei situaba en la Kamiza del Dojo Shumeikan. Orientación de la práctica.

Cada año, Sensei situaba un Kanji diferente en la Kamiza del Dojo Shumeikan. Puso algunos que tenía guardados del propio O Sensei, otros del Doshu Kisshomaru Ueshiba y algunos propios de él mismo. El Kanji representaba una idea, concepto, un modelo y servía de hilo conductor para toda la práctica hasta el año siguiente. Cada año era uno distinto y se colocaba tras las ceremonias y festividades del año nuevo japonés (Kagami Biraki). Durante todo ese año pues, toda la práctica de Sensei y que compartía con todos sus alumnos enfatizaba en torno a la idea que expresaba el Kanji de la Kamiza. A lo largo del año, allí donde impartía sus clases, tanto a altos grados, principiantes, ya sea en el Dojo Shumeikan o en cualquier otro lugar, cursillo, seminarios impartidos en todo el mundo, entrevistas a medios de comunicación… expresaba, adaptando el discurso según, y desarrollaba paulatinamente el Kanji. Y todo esto, no solo por medio de la palabra en sus disertaciones (que tampoco eran muchas, ni muy extensas) si no que lo utilizaba como pauta para desarrollar las técnicas y sus fundamentos.

  • Nuestra sombra. Reflexión de Tomás Sánchez.

Terminada la jornada, tras impartir las clases en mi Dojo, compartir con mis alumnos y amigos un aperitivo regreso a mi casa caminando por las calles de Madrid, ya avanzada la noche con una sensación de satisfacción y plenitud. Observo una cosa que me llama la atención: las farolas de la vía pública extienden mi sombra al desplazarme y ésta coge protagonismo al avanzar y situarse delante de mí. Así que va por delante. No puedo dejar de fijarme en cómo se me adelanta y cómo me llegan en ese momento pensamientos frutos de la jornada que terminó o de otras ocasiones. Pensamientos, reflexiones de lo que es y pudo haber sido, de lo que hice mal o dejé de hacer bien. En definitiva, pensamientos, imágenes mentales que no puedo evitar que surjan, de matiz negativa. Como la sombra de las farolas, me acompaña y a veces va delante de mí.

Todos tenemos esa sombra y está donde nosotros estamos. Aparece cuando le place y puede que se nos adelante.

  • Las técnicas no son el final. Ejemplo del Dojo Shumeikan. Reflexión de Claude Pellerin.

La práctica de las técnicas, con sus bases y fundamentos se realiza principalmente en el Dojo. Pero éste sin sus demás apoyos logísticos no funcionaría: habitaciones, duchas, servicios, pasillos, comedor, oficina (administración) y, sobre todo… ¡la cocina! Sensei se fijaba muy mucho particularmente en las ocasiones de los cursos de Alto Nivel que todo estuviese ordenado, limpio. Incluso miraba furtivamente dentro de las habitaciones. Pero, sobre todo, en la cocina y los pasillos adjuntos. Ahí se detenía especialmente e insistía en su mantenimiento impoluto en cada momento. ¡Cuántas conversaciones y decisiones interesantes e importantes tuvieron lugar en la cocina y sus alrededores!

Las oficinas de la Federación y del propio Dojo están allí también y Sensei no faltaba nunca de saludar a todo el mundo, al personal administrativo, y, de paso… miraba que todo estuviese bien.

Así pues, el Aikido no se detenía en lo que ocurría dentro del Tatami, todas las facetas de la vida allí forman parte del Corpus.

1 Comentario en Curso Alto Nivel. Aikikai España.

  1. Muchas gracias por esta gran crónica. Resulta muy emocionante leer las ideas, los recuerdos y las sensaciones de los maestros. Particularmente estas reflexiones me parecen un pequeño tesoro para asimilar y quizás algún día alcanzar y compartir.
    Saludos, Diego

Los comentarios están cerrados.