Octavio de la Mata y Eduardo Hernández en Valladolid

Un post de Víctor M. González

Hola a todos!

Como es costumbre después de cada curso, alguien tiene que colaborar y hacer la crónica; esta vez me ha tocado a mi por designación digital, jeje, vamos como a todos.

De la misma manera que el resto de cursos que se imparten en Valladolid; todos ellos comienzan el día en que se realiza la Asamblea anual de Aikikai Valladolid, en la cual se deciden previa votación, los Maestros a los que se propondrá para que vengan a impartir los cursos a nuestra ciudad.

En esta ocasión se decidió contar como el año pasado,  con nuestro Presidente Octavio De La Mata, de sobra conocido por todos en Valladolid, y que compartiendo dirección viniera Eduardo Hernández desde Tenerife del que conocemos su trabajo de coincidir en distintos cursos tanto en Madrid y Valladolid como de cursos celebrados en Tenerife; ambos poseen el grado de 5º Dan Aikikai.  Y creo que después del curso, realizando la técnica del caña-nage, se llegó a la conclusión de que había sido un acierto la elección, superando ambos Maestros las expectativas creadas antes del curso.

Comenzó Eduardo Hernández con un calentamiento que nos recuerda en muchos de sus ejercicios a Sensei Tamura, para a continuación sorprendernos con los desplazamientos en circulo de suwari waza (por lo menos a mí, que agilidad!!!) siguiendo a posteriori con un trabajo de Morote dori que fue desde Kokuy nage, Ikkyo, Nikkyo, Juji garami…

Previous Image
Next Image

Por la tarde, Octavio nos deleitó con su trabajo sobrio y efectivo, sin florituras, en esto como en otros muchos detalles coincidieron tanto Octavio como Eduardo. El trabajo expuesto se desarrolló a través de Kata dori, realizando Ikkyo, Nikkyo, el famoso Tenchi nage de Octavio, jeje, como siempre volvió a repetir las directrices del mismo: “entrar directo, no salirse y el atemi va de abajo hacia arriba, además de otros detalles”, Kokyu nage acompañando su ataque mediante el tai Sabaki…

El domingo por la mañana se presentó soleado en tierras pucelanas, abriendo el melón, como dice “Cinto San”, Eduardo con un trabajo de Tanto dori en el cual no te podías dormir en los laureles ya que sino lo ejecutabas correctamente pasabas de ser Tori a Uke en un suspiro, imaginaos por qué. Trabajamos en Chudan Tsuki primeramente a manos vacías y posteriormente con el tanto Ude garame y a continuación Kote gaeshi siendo necesaria una especial concentración para no acabar sorprendido.

 A continuación Octavio quiso aprovechar el buen tiempo y salimos al exterior, realizando primeramente un calentamiento a base de diferentes cortes con el bokken para dar paso seguidamente a una serie de ejercicios en los que hizo hincapié, al recordar “que es mejor hacer bien veinte veces un ejercicio que doscientos mal”. Demostrando con su trabajo que los cortes simples no son tan simples como parecen al verlos desde fuera; y resumiendo a mi modo de ver: “los experimentos con gaseosa” jeje.

 Como no podía ser de otra manera, se clausuró el curso con los agradecimientos mutuos entre Octavio y Eduardo con Jacinto Herrador como Delegado Provincial de Aikikai Valladolid. Así mismo se hizo entrega a los Maestros de una buena muestra de los Caldos de la provincia de Valladolid.

 Sin más que contar y siendo consciente que pasamos unos tiempos duros de crisis y que supone un gran esfuerzo económico y personal los traslados a los seminarios, recordar a todos los practicantes lo importante que son la realización de cursos para poder evolucionar y experimentar la grata sensación de la práctica con compañeros de otras escuelas, provincias, comunidades…

Agradecer el esfuerzo a los compañeros de Tenerife que acompañaron a su Maestro y ya saben que Valladolid es su casa.