El Último del Año

Un post de info@aikikaivalladolid.es

Como viene siendo habitual en los últimos años, un buen número de Aikidokas de Aikikai España, se reúnen en Valladolid, alrededor de nuestro Maestro Tomás Sánchez, como siempre desde la organización de este Evento. Todo comienza una vez que conocemos la fecha de este curso, mucho antes, con los preparativos que no son pocos. Como no podía ser de otra manera lo primero es localizar la ubicación del curso, bueno, parecía en un principio fácil ya que veníamos haciendo los cursos anteriores en un polideportivo, pero el destino quiso que todos los solicitados estuvieran ocupados, pues entonces ante problemas, soluciones. Buscamos otros, usamos nuestros contactos y voila, nos concedieron un polideportivo nuevo moderno y con unas infraestructuras perfectas, ¿qué fácil verdad? Puestos a trabajar, todo preparado para el día señalado, y a organizarse, que no, que no hace falta, el equipo lo hace de memoria, ¡qué nivel que técnica¡ todo perfecto a la hora en la que hace acto de presencia el Maestro.

Comienza el curso, se desgranan las técnicas una tras otra, el Maestro va pasando y repasando todos los conceptos del trabajo en el Tatami, del trabajo que posteriormente va a pedir en los exámenes de paso de grado, trabajo sin estridencias, sin artificios, “los experimentos con gaseosa”, va comentando cada técnica de una manera fluida y de comprensión sencilla por cualquiera y al final la satisfacción por parte de todos de haber asistido a un curso del Maestro.

Como no podía ser de otra manera agradecer el esfuerzo de todos y cada uno de los alumnos, sobre todo de aquellos que vienen de lejos, Galicia, Asturias, Cantabria, León, Madrid, Tenerife, Lleida, etc.…., sabiendo el esfuerzo personal y económico que hay que hacer.

Previous Image
Next Image

Seguro que se quedan muchas cosas en el tintero de las sensaciones que se viven en cada curso, si es así cada uno de vosotros puede completar esta crónica con las sensaciones propias. Os deseo a todos unas felices fiestas y que el Aikido siga siendo nuestra gran pasión.