Tranquilidad y Precisión

David Sánchez en Valladolid

Un post de Miguel Villalba

Esta vez me ha tocado a mí reflejar mis experiencias en el curso que se celebró en Valladolid los días 22 y 23 de Febrero impartido por nuestro maestro David Sánchez.

No me veo capaz de reflejar ni siquiera la parte más “visible” de los aspectos técnicos del curso pero sí voy a intentar hablar sobre mis experiencias.

Lo que más me entusiasmó fue la tranquilidad con la que el maestro ejecutaba las técnicas y la precisión con la que conseguía transmitirnos las técnicas.

Previous Image
Next Image

Durante el sábado en la sesión de mañana el maestro estuvo trasmitiéndonos principios básicos del Aikido, estas explicaciones fueron quizás las que más aproveché por mi corto tiempo de práctica y su consiguiente bajo entendimiento de esta compleja disciplina.

Tras la dura mañana y una agradecida siesta volvimos para otro agradable rato de práctica de nuestra pasión en la que el sensei continuó enseñándonos otros ejercicios que él llamó muy básicos pero que a mí me resultaron bastante complicados.

El domingo tras el madrugón estuvimos practicando unos ejercicios más técnicos dedicando más tiempo a la forma correcta de realizar cada técnica. De este día solo puedo comentar las buenas sensaciones con las que salí después de la práctica de la que, tras solo seis meses desde que lo descubrí, se ha convertido en una de las actividades que más me gusta realizar con diferencia.

El único detalle con el que creo que todos salimos con mal sabor de boca es la lesión en la clavícula de nuestro compañero al que quiero mandar ánimos y desearle una pronta recuperación y que en breve esté practicando Aikido de nuevo con nosotros.

Por último quiero agradecer tanto al Sensei David Sánchez como a todos los compañeros tanto en los cursos como en la práctica diaria y a mi maestro Jacinto por esos buenos ratos en el Dojo y por contribuir a mi evolución en el Aikido, NUESTRA PASIÓN.